Love Story ūüôā – El nido de la cig√ľe√Īa

Estuve pensando durante mucho tiempo dónde podría integrar en este sitio la historia del nacimiento de Tudor y al final decidí dejar que María, su madre, nos contara con sus palabras, aquí en el blog lo que quería, lo que sentía y lo que significó para ella la experiencia de dar a luz a su segundo hijo.

Para no saber cuántas veces, ¡gracias querida mía por las hermosas palabras y el amor que siento de ti todos los días, incluso desde la distancia!
______________________________________________________________

Nacimiento con Nora

Yo, Tudor y Radu … un equipo maravilloso cuya carpeta era, por supuesto, Nora

Porque Nora oró por mí, trataré de poner en palabras lo mejor posible la experiencia del parto, lo que me ayudó antes, en el parto, durante el parto, lo que sentí… es decir, como dirían algunos hombres… bla, bla, paja…

Nora

Psic√≥logo como yo en la base …

Estaba en la empresa con la que iba a firmar para la recolección de células madre cuando vi un folleto sobre cursos de educación prenatal.

Obviamente, era un folleto de The Stork’s Nest. Me gust√≥ la forma en que estaba escrito, pero solo lo llev√© conmigo de una vez, porque soy el tipo de mujer que piensa que no vale la pena tirar dinero a todos.

Pero mi esposo claramente no estaba para nada preparado para lo que significaba un beb√©, un nacimiento, ni siquiera que en un momento su √ļnico problema con el momento del nacimiento era que tendr√≠a que dejar de ir a las monta√Īas en la v√≠spera de A√Īo Nuevo con amigos. .

Entonces este curso me pareció una solución para nosotros, pensando que prepararía a Radu para el papel de padre y lo ayudaría a estar con nosotros.

Por supuesto, lo llevé al curso de fin de semana de arrastrar y soltar, atrayéndolo más con los 10 días de baja por paternidad que con la información.

Me segu√≠a preguntando si pod√≠a picar, luego en la primera mitad del d√≠a pens√© que no se resistir√≠a … pero aqu√≠, siendo la historia del nacimiento, solo te dir√© que realmente lo ayud√≥ mucho y lo prepar√≥. esperar al beb√© y apoyar a la mam√°.

Pero nunca pensé en el impacto que tendría el curso en mí.

Desde mi punto de vista y en mi mente antes del curso estaba la siguiente idea: ¬ęVolv√≠ a dar a luz, ya s√© qu√© esperar, no tendr√© mucho que aprender, pero recapitulemos lo que s√©¬Ľ.

Lo primero que me sorprendió fue que Nora nos preguntó cómo nos gustaría dar a luz.

Yo, que tenía una epidural para mi primer hijo y ya había hablado con el médico de que me gustaría una epidural, me desperté diciendo parto natural.

Tambi√©n me sorprendi√≥, y Nora aprovech√≥ muy bien el momento y me dijo algo como esto ¬ęMar√≠a, tengo curiosidad por qu√© quieres optar por un parto natural si te hiciste una epidural por primera vez¬Ľ. Y estaba pensando‚Ķ ¬ęs√≠, Nora y yo tenemos curiosidad porque no tengo ni idea¬Ľ.

Pero como no pude decirle ¬ęno tengo ni idea¬Ľ intent√© en poco tiempo pensar o sentir las verdaderas razones.

Le dije y me di cuenta que hay razones reales, que quiero ir al hospital lo m√°s tarde posible y que en el primer parto no sent√≠ casi nada … as√≠ que me gustar√≠a sentir lo que est√° pasando esta vez‚Āá

Nora nos habló del plan de parto. Me pareció interesante como idea, pero si Nora no hubiera insistido, tal vez no lo hubiera hecho por conveniencia.

Al final del curso, todavía sin estar preparado para mí, me acerqué a Nora y le dije que quería hablar sobre la idea de ser doula para mi.

Digo sin preparación porque no había pensado seria y profundamente en esto.

Toqué el tema de pasada el día antes del curso, y le dije a mi esposo que me parecía una idea interesante, y él dijo que hiciera lo que yo piense / sienta y que si creo que me ayuda, no tiene nada en contra.

Después de hablar con Nora, me pidió reunirme y discutir, adivinen qué, el plan de parto… Ahora la historia era floja, porque ya era un contrato, una responsabilidad seria.

Así que comencé a dibujarlo yo mismo. Pero me ayudó mucho, porque me ayudó a aclarar qué era importante para mí y para mi bebé y dónde podía aceptar compromisos.

También debo decir que en la relación con Nora, aunque se sabe que los psicólogos no son muy dóciles, he invertido total confianza.

Era el tipo de hombre, el entrenador al que me acerqué y me sentí cercano, apoyándome exactamente todo lo que necesitaba sin violar mi territorio y mi privacidad y sin ser falso o grandilocuente.

Simplemente OM, un hombre puro de corazón. De hecho, a riesgo de aburrirme, por eso le conté la parte de asistir al curso para que se entendiera que había desarrollado una relación de confianza con ella.

Ante las se√Īales de falso trabajo de parto, a√ļn m√°s, la presencia estaba disponible.

Cuando Tudor llegó un poco tarde, también me dio la solución para la inducción natural, una solución que funcionó de maravilla, y cuando comenzó a trabajar media hora después del primer mensaje, respondió y dijo vino y llegó muy rápido.

En casa ella tenía la calma que necesitaba, monitoreaba mis contracciones, pero también me aliviaba el dolor con una almohada eléctrica, con contrapresión, con su voz cálida y su presencia.

Así fue como mi deseo se hizo realidad, fui al hospital apenas una hora y un poco antes de que Tudor gritara.

En el hospital, parec√≠a ser m√°s peque√Īa de lo que era … tener la actitud de ¬ęno me molesto¬Ľ (quien la conoce, sabe que es una rubia y un milagro peque√Īo) para el personal del hospital, y para m√≠ ser extremadamente fuerte … y presente.

Además, Nora todavía estaba en este nacimiento.

Ella me ense√Ī√≥ a respirar y siempre me lo recordaba. Me advirti√≥ que mantuviera los ojos abiertos porque los cerrar√≠a muchas veces.

Ella me ense√Ī√≥ a empujar, porque el personal m√©dico con demasiados partos no ten√≠a paciencia para tal cosa o yo ya no pod√≠a percibirlos.

Siempre tuvo palabras de aliento y amables. Ella me sec√≥ con sudor, ella, ella … ella … Ella no dio a luz en mi lugar, pero me ayud√≥ a sentirme como una madre y ella estaba realmente a mi lado, como nadie lo hab√≠a estado antes.

Tanto es así que ahora que lo digo con palabras, me parece que suena soso, seco, pobre.

Y el papel m√°s importante fue el de punto de apoyo. Eso es porque en el hospital, por el deseo de deshacerme de m√≠ lo antes posible y de declarar que otro parto se resolvi√≥ r√°pidamente, el personal m√©dico me vend√≠a donas como ¬ęt√≥mate un poquito de pitocina, ya no me duele, no¬Ľ. preocupaciones … Simplemente va m√°s r√°pido ‚ÄĚ… etc … y c√≥mo en esos momentos har√≠as cualquier cosa solo para estar bien y todo esto te lo dijo, ¬Ņno ?, el personal m√©dico … si EA no estuviera all√≠, te habr√≠a dado hasta.

Pero con EA allí, cada vez que intentaban volverme loco, simplemente la miraba y tenía el poder de negarme.

Y, aunque traté de organizarlos lo mejor que pude, Nora también fue de gran ayuda en la organización.

Ella volvió a empacar su equipaje en la sala de partos y lo trasladó a la sala de estar, etc.

Pero, cada vez m√°s importante, tom√≥ las primeras fotos de Tudor, llam√≥ a Radu y as√≠ me sent√≠ cerca de ella, ella y Radu masajearon mi √ļtero despu√©s del parto y me hicieron sentir ordenada, afortunada, pero tambi√©n muy feliz.

Volviendo un poco a todo el trabajo, sentí que era humano, que alguien me entendía también.

Además, Nora sintió muy bien lo que yo sentía y supo expresarlo con palabras.

Cuando sentí que no podía, me dijo que no pasaría mucho tiempo y que lo abrazaría y lo alentaría positivamente.

¬ęBien hecho, muy bien‚Ķ una vez m√°s.¬Ľ Pero el momento m√°s bonito fue cuando, exhausto, pero probablemente tambi√©n sintiendo que necesitaba un √≠mpetu m√°s fuerte, me dijo ‚Äúmira, ha llegado la neonatolog√≠a.

Eso significa que viene ahora. Ven de nuevo y lo abrazarás. Para mí, toda su oxitocina y todo su oxígeno no habrían hecho tanto.

Te beso dulce, dulce Nora.

María Mermezan

Post a Comment